Obten mi nuevo
E-book GRATIS
maybe later...
July 28, 2020
Por

Sin acción no hay reacción

Post by 
Text Link

Hoy me estaba acordando de cuando un sobrino lejano me pidió un favor, él tenía un sueño! El quería ser canta autor, había estado practicando y ahora quería grabar un cd. A mí me pareció genial, me encanta ver a las personas cumplir sus sueños, pensé yo puedo ayudarlo! El monto de la inversión no era tan grande para hacer un sueño realidad, me emocione y le empecé a hacer preguntas importantes necesarias para cumplir un sueño:

Y cuanto tienes tu ahorrado? Me desilusione mucho cuando escuche la respuesta “Oh no tía, tu sabes que tengo una novia y sabes que eso sale costoso y soy joven, y tengo mis necesidades es imposible ahorrar”

Uhhhmm …. Entiendo le dije, y continúe con todavía una esperanza….

Y no hay forma que ahorres aunque sean unos $100.00 dólares? Öhh nnoo me contesto no hay forma. Los cien dólares era una minimisima parte de la inversión yo solo quería ver que tan dispuesto estaba a hacer algo por lo que según quería.

Inmediatamente y con mucha pena entendí que esto más que un sueño era un capricho. El esperaba que alguien más haga el sacrificio por sus sueños, y esperaba que alguien más estuviera dispuesto a arriesgar algo que ni el quería arriesgar.

Aunque tal vez era una suma que podía dar, no lo hice , hubiese sido lo mismo que quemar los billetes, porque si una persona tiene un sueño verdadero, de esos que arden en el alma, cualquier sacrificio no es nada, la verdad es que cualquier otra pequeña cosa lo hubiera desanimado, y no seguiría –

Nuestros sueños vienen con un regalo más profundo que el mismo, nuestros sueños tienen la capacidad de sacar lo mejor de nosotros, tienen la capacidad de darnos fuerzas donde ya no hay, de incitar ideas creativas, de darnos valentía , luchar, nos da la fuerza para levantarnos una y otra vez, volver a enfrentar y al final, ganar ¡ Y con esa victoria convertirnos en alguien mucho mejor y más confiados (valientes) que cuando empezamos. Nos convierten en campeones de nuestra propia carrera.