Obten mi nuevo Libro YA
maybe later...
July 28, 2020
Por

¿Cómo se logra el verdadero potencial del líder?

Post by 
Text Link

Hay veces pensamos si Dios me ama porque me pasan estas cosas. Suponiendo que “estas cosas” no son las consecuencias de nuestras propias acciones o paga de nuestros pecados o acciones incorrectas en estos casos no podemos culpar a Dios ya que Él nos advirtió que lo que sembramos cosecharemos.

Yo hablo de las veces que sabemos que hemos dado lo mejor y sin más ni menos algo nos pasa. Por ejemplo, lo que le paso a José, sus propios hermanos querían matarlo y terminaron vendiéndolo como esclavo (génesis 37:19-27). Ahora veamos, José respeto la ley de Dios desde pequeño, y aun de esclavo no peco contra Dios sin embargo se vio calumniado y echado a la cárcel por esto mismo (génesis 39). Sin embargo él no se quejó y Dios siempre estuvo con Él. José pasó de ser un niño mimado de sus padres, protegido, educado al cual no le faltaba nada, o ser un esclavo y prisionero. ¿Porque Dios dejaba que pasara esto a un hombre justo? ¿Por qué dejaba que Jacob su padre sufriera su ausencia? ¿Acaso Dios no amaba a José? ¿Acaso no miraba todo este sufrir? Claro que sí, Dios estaba ahí presente, protegiendo y dándole favor a José donde estuviese.

¿Entonces porque todo esto? Dios sabia el gran llamado que había en José, Dios mismo le dio un gran sueño, un sueño que el creyó y nunca olvido, un sueño que lo ayudo a seguir y perseverar en los momentos más difíciles de injusticia y dolor. Dios sabía que bajo el mimo de su padre José nunca desarrollaría el carácter que el necesitaba desarrollar para cumplir su destino. Todo este tiempo Dios había estado entrenando personalmente a José para que fuera un gran líder. Apenas el entrenamiento termino Dios paso a José de ser un prisionero a ser la persona más importante y poderosa en Egipto después del Faraón, el imperio más grande de esos tiempos. ¡No solo eso, sino que, ¡Dios mismo lo posiciono en el único lugar donde él podía salvar a su familia de perecer a causa del hambre venidera en esos días, En solo un día! ¡Como ven amigos, ¡Dios es un Dios de amor, El cual nos ama tan profundamente que nos ayuda a desarrollar toda la grandeza que Él puso en nosotros, en ti y en mí! ¡Lo que parecía una tragedia se tornó en una gran bendición! ¡Ese es nuestro Dios!

En todo esto, la perspectiva de José no cambio, las circunstancias no lo movieron, el nunca dejo de creerle a Dios, el siempre mantuvo la Esperanza de que en algún tiempo Él lo rescataría, y el sueño que un día le dio, se vería cumplido